“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien;
lo esencial es invisible a los ojos.” 
(A. de Saint Exupéry)